lunes, 5 de octubre de 2009

Vapor urbano


Mirar a la gente pasar desde
la ventana del autobús,
ya no se puede fumar dentro.
Unas gotas de lluvia detrás,
intento escribir sobre el vapor.
Alguien murmura una historia
común,
mientras la radio trasmite una
canción vulgar.
Ni de aquí,
ni de allá,
ni adentro.
Los chicos juegan a Wall Street
pero sin trajes de Channel.
Las monedas no paran de rodar.
Aquí y afuera la prisa,
aquí y adentro desencuentros.
Varios extraños se aproximan
en una ruta corta,
quien sabe si se volverán a
encontrar.
Quien sabe si las monedas entregadas
al controlador volverán un día
a nuestras manos.

2 comentarios:

INSTANTES dijo...

La mente se vuelve traviesa cuando esta en movimiento, surgen historias vividas , y al compás rotativo de imágenes, hacen consigo relación con puntas de iceberg , o puntas de lenguas de fuego, y a la vez la imaginación se hace preguntas de lo que vendrá, ¿ de lo que será posible? ,y de los quizás…
Saludos!!

Kodama San dijo...

Yo suelo preguntarme lo mismo, no solo cuando pago al del bus, sino cuando compro cualquier cosa, una vez si regresó un billete a mis manos, la única vez que marqué uno. Debería hacerlo de nuevo para seguir comprobando.

Un abrazo Nko.