martes, 8 de diciembre de 2009

Elipsis


La lista de cosas que deseo hacer pero que todavía no me atrevo es tan grande, que simplemente da miedo. Un día, mientras revisaba un viejo ejemplar de Albert Camus, "El verano", libro que mi hermano se sustrajo de la biblioteca de la Fuerza Aérea, el señor zapatero, quien tiene su pequeño local a la entrada de mi casa, me entregó un paquete de procedencia desconocida, cuya única referencia era mi nombre.La emoción me colmaba; supuse que se trataba de algún regalo sorpresa de cumpleaños, o de navidad. Ni siquiera me importó la ausencia de remitente; imaginé que debía tratarse de alguna compañera de la facultad, o de algún amigo cercano.


¿Cómo era la persona que le entregó el paquete? le pregunté a mi vecino.

No tengo idea, joven. Simplemente lo encontré debajo de la puerta.

El misterio sobre aquél sobre empezó a tornarse excitante. Decidí luego de meditar por varios segundos que no lo abriría hasta encontrar alguna otra pista remota.

Los días pasaban, y no encontraba nada. A la puerta de mi casa lo único que siguieron llegando fueron las facturas de la luz, del agua, del teléfono y del cable. De vez en cuando también llegaba publicidad, sobre todo navideña. Los días volvieron a ser tediosos. Por lo tanto, y para escapar de esa horrible rutina, decidí abrir el sobre.

Por su peso y tamaño, deduje que debía traer por dentro alguna revista o libro. Las navidades siempre me parecieron tristes; hasta ahora son como un desafío entre lo que los cristianos llaman el "bien" y el "mal", entre las luces y la miseria, entre la familia y estar solo... no pude más y decidí abrir el sobre de una maldita vez.

Los días transcurren a veces sin darme cuenta, y la lista de cosas que deseo hacer pero que todavía no me atrevo es tan grande, que a veces me da miedo. A veces, tampoco me doy cuenta. El sobre contenía una hoja seca de roble, en donde estaban escritas las palabras: A DONDE VAYAS TE ENCONTRARÉ. JAMAS OLVIDES ESTE INSTANTE. David. 1999.

Yo mismo me envié el sobre hace diez años.

1 comentario:

Zorze Zorzinelis dijo...

Texto interessante, mas não é uma ideia original; de qualquer forma, muito bem escrito, com muita personalidade; abraço!