viernes, 22 de febrero de 2008

Máscaras


¿Hasta cuando durará esta pesadilla? Qué difícil es vivir sin aparentar algo, para adaptarse a la sociedad. Si hay algo que considero patético de la sociedad quiteña en particular, es ese disfraz de localidad top, de boutique construida al apuro, de paseo comercial lleno de vitrinas pero con poco dinero, de esa chistosa pretensión de reconocer la "raíz" hispánica durante las Fiestas de Diciembre y su Feria Taurina; de ese meloso "reconocimiento" de las minorías al pretender reinvindicar mediante otra no menos patética imitación del Caribe a las comunidades afro-ecuatorianas y de ese folcklorismo de lo indígena, como si se tratara de animales exóticos conservados para evitar la extinción.


Qué enfermizo es todo, y que penoso el formar parte de aquél círculo vicioso en donde otros se disfrazan bajo tendencias ideológicas y otros aún esperan que el Papa bendiga alguna vez sus casas...


Por ahora prefiero la soledad...

3 comentarios:

INSTANTES dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
wAlter diEgo dijo...

Creo que has descrito perfectamente esa cara de la ciudad que es tan horrorosa y desgraciada, esa que yo también aborrezco tanto.

Pero nos queda la otra faceta, la de la gente bacán, enamorada, soñadora, chistosa o triste, la que no se avergüeza deprimirse, la que no le avergüenza chupar y celebrar con los amigos en la calle. La que se atreve a llorar y preocuparse por eso que nadie más se preocupa.

Esa es la otra cara que a veces falta descubrir más, a mí a veces me falta full, a veces tengo que meterme en el roll del empleado sumiso, odio eso, lo odio tanto, pero la vida te pone en una encrucijada y ahí es cuando te das cuenta y dices: "a ver, tengo una vida en mis manos, no voy a comportarme igual que ellos, voy a aprovecharla!"
Justo eso estaba pensando ahorita verás y justo leí tu blog.

Justo en este momento se me vino encima todo, parecería broma pero todo la mala suerte que no he tenido en meses o años se me vino de golpe en este rato.

En ese momento de desesperación total me puse a pensar: "Qué haré? Preocuparme hasta morir? o más bien disfrutar del tiempo que me queda y enfrentar el problema mañana en el trabajo?" (porque por cierto mi problema es la jefa redactora)

Entonces decidí: "Al diablo con ella!!! Si es que me habla o me reclama yo qué puedo hacer, por qué voy a estar sumiso, por qué me voy a dejar bajonear de alguien que ni me conoce!!! Por favor, tengo una vida, soy inteligente y no me merezco el mal trato de nadie ni por qué deprimirme por nadie!!!"

Eso es lo que haré mañana, hacer lo mejor que pueda, ya lo hice, las circunstancias fueron adversas, y bueno, me queda toda una vida y un cerebro para seguir haciéndolo.

Al diablo toda la cara estúpida de la ciudad y el mundo.
Ojalá pueda seguir pensando igual, ojalá.
Un abrazo broder.

wAlter.

Tamia dijo...

me gustó este especialmente... tengo uno con tema parecido, por si quieres visitar un rato:

http://dentrodelcuco.blogspot.com/2008/09/tena-un-encargo-el-cuco-me-dijo-que.html

en fin, no creo que sea solo Quito.. es todo el mundo o gran parte el que esta empeñado en no dejarnos ver lo que es en realidad....