lunes, 18 de febrero de 2008

Dos extraños nuevamente


Nuestro aliento ya no es el
mismo,
el contacto de nuestra piel
ya no es un privilegio.
nuestro abrazo se ha
desvanecido,
somos dos extraños de
nuevo.
dos extraños,
como el agua y
el aceite,
como marte y neptuno,
dos extraños,
como el desierto y
la sabana,
como la vida
y la muerte,
nuestro grito ya no
se escucha del otro lado,
y nuestro abrazo ya no
es una pequeña fogata.
no concibo el sueño ahora;
sólo recuerdo que estás lejos.
dos extraños solamente,
como esos extraños que
coinciden en una estación
de buses.
dos extraños,
como el ladrillo y el
agujero que dejó el ladrillo
en el muro,
dos extraños,
como dos hojas de dos
bosques diferentes que arrastró
el viento.
dos extraños,
como dos lejanas canciones.
dos extraños,
como el sol y como
la luna,
como el invierno
y la primavera.

1 comentario:

INSTANTES dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.