viernes, 18 de septiembre de 2009

Respiro

Cada día,
mientras brilla el sol
y un barco a la deriva
perdido navega hacia
ningún lugar
pretendo encontrarte
en algún pensamiento,
en un puerto imaginario
donde pueda respirar.

1 comentario:

Kodama San dijo...

Ay... esos puertos imaginarios que solo los hallamos en el silencio... o en los sueños, qué lindos lugares son a veces...

Saludos!!