lunes, 22 de marzo de 2010

El pez


Aquel pequeño ser jamás se imaginó que terminaría solo en medio de las dunas de arena; su vida en el mar había sido un laberinto de peligros, de tiburones, de tormentas, y finalmente de pescadores. Cuando aquella red de hilos retorcidos lo atrapó junto con sus compañeros pensó que el fin de los días bajo el mar y con un tenue resplandor en forma de silueta, al menos no sería una muerte triste y solitaria, a pesar de la asfixia, del sudor de unos extraños seres cuadrupedos que no podían volar y de un extraño objeto al que sólo miraban cuando intentaban alcanzar el cielo.

Sin embargo, la casualidad no jugó un buen papel y la retorcida red, que dejó al descubierto un cuadrado vacío, le dejó caer, camino hacia la desconocida aldea en donde su carne se convertiría en el más preciado manjar y se parecería mucho más al sol al calor de la brasa. Por alguna extraña razón, el pez cayó en un pequeño charco en medio de las dunas, lo que le permitiría divagar por algunas horas.

Al llegar la noche, el pez miró miles de pequeños puntos brillantes que le recordaron a las anguilas de las profundidades. La soledad en medio del desierto por un momento pareció ceder; sin embargo, aquello era tan solo un espejismo. El agua está por terminarse; se pregunta que habrá sido de los miles de compañeros que recorrieron junto a él por corales, líquenes y deliciosas algas que un día fueron su golosina preferida.

El silencio bajo el agua es como un paraíso; de pronto aquellas lucesitas tenues se convierten en cálida escarcha. Es hora de dormir, pequeño pez; es hora de convertirse en libertad.

4 comentarios:

Raquel dijo...

Hola Nico!.
Estando en el blog de la Joha me pasé por aquí para echarle un vistazo a tu blog... Y, déjame decirte que si todos los textos son de tu autoria, me dejas loca, no por nada sino porque me da gusto conocer físicamente a la persona que escribe textos de tan buen calibre.
Un abrazo!
raquel

Carol García Zambrano dijo...

siempre es un placer leerte... (me encantó esto)

Tamia dijo...

=0 este me gusto fuul... que bakn

Anónimo dijo...

"...la retorcida red, que dejó al descubierto un cuadrado vacío"... buen oficio, lindo texto.